Esa es la exclamación que anoche Viernes Santo de 2017, recorría las calles de la Fuengirola cofrade.

Y es que después de unos años de transición, que no han sido fáciles para los hermanos de nuestra querida Hermandad del Santísimo Cristo Yacente, ayer volvimos a hacer estación pública de fe por las calles de la villa blanca, en una procesión organizada totalmente por los hermanos de la Cofradía.

El discurrir de la procesión en todo momento fue solemne, compacto y sin fisuras. Una organización modélica que hizo disfrutar a los cofrades de la ciudad y a los visitantes que en estos días inundan las calles de nuestra ciudad.

Desde estas lineas queremos agradecer el trabajo de toda la Junta de Gobierno, de los hermanos y seguidores de la hermandad y muy especialmente de los portadores y portadoras de los tres tronos, que hicieron una Estación de Penitencia que será recordada durante mucho tiempo

Muchas gracias y ya queda un día menos para cubrir de silencio a Fuengirola…

Estas lineas son acompañadas con imágenes de la Santísima Virgen del Amor y Soledad que tras la procesión fue vestida por sus camareras para la celebración de la Vigilia Pascual.

Y que Fuengirola entera lo sepa, el Yacente ha vuelto..

×
Consulta lo que quieras saber. Te respondemos rápidamente